En Washington, durante su conferencia ‘The current challenges of Europe’ en la Johns Hopkins University Aznar pide un plan de acción claro para que Europa conserve su liderazgo

04/09/2013

    _ Demanda “líderes con el coraje y la determinación de llevarlo a cabo”

    _ “Debemos consolidar el euro y hacer reformas estructurales profundas; así como repensar los límites del Estado del Bienestar”

    _ “Necesitamos una nueva narrativa y hacer nuestras instituciones más representativas, eficientes y explicables”

    _ Dice que “Europa tiene que revisar sus fuerzas militares para hacer frente a los desafíos del futuro”

    _ “Es necesario renovar y fortalecer la alianza transatlántica con los Estados Unidos y ampliarla a otros países de América Latina y África”

    _ Aznar aprovechará su estancia en Washington para participar en una nueva reunión de la Atlantic Basin Initiative y en la XVII Conferencia Anual CAF

El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, ha pronunciado la conferencia inaugural de la School of Advanced Internacional Studies (SAIS) de la prestigiosa Johns Hopkins University de Estados Unidos. Durante su discurso, titulado ‘The current challenges of Europe’, Aznar ha afirmado que “Europa necesita un plan de acción bueno y claro que los ciudadanos de distintas naciones puedan entender, compartir y apoyar; así como líderes con la fuerza de voluntad, el coraje y la determinación de llevarlo a cabo”.

Aznar ha asegurado ante los alumnos que “Europa ha de ser clara y realista acerca de sus puntos fuertes y débiles; y sobre los riesgos y oportunidades que tiene por delante”. En su opinión son cinco los desafíos a los que Europa se ha de enfrentar “de forma urgente, con visión y liderazgo”: la consolidación del euro; la revisión de los límites del Estado del Bienestar; la búsqueda de una nueva narrativa y su reforma institucional; la definición de su posición en el mundo, y la renovación y el fortalecimiento de la alianza transatlántica.

Para Aznar, distinguished fellow de la School of Advanced Internacional Studies (SAIS), es fundamental hacer frente a estos retos porque “Europa todavía mantiene una posición económica, política, estratégica y cultural clave en el mundo y tiene una buena oportunidad de preservar el liderazgo del que disfruta junto con su más fuerte e importante aliado, Estados Unidos”. También ha recordado que “Europa es la cuna de los valores que distinguen a las sociedades modernas, abiertas y civilizadas” y que “la Unión Europea ha compartido un proyecto de paz, democracia, libertad y prosperidad”. Por todo ello, ha advertido de que “en un mundo globalizado y cada vez más competitivo, una Europa dividida no tendría ni palabra ni influencia ni lugar”.

ECONOMÍA Y ESTADO DEL BIENESTAR
El primer desafío al que Aznar se ha referido es el económico: “el futuro del euro y de la Unión Europea como área de libertad, prosperidad y oportunidad depende esencialmente de nuestro compromiso con reformas estructurales profundas que hagan nuestras economías más flexibles, abiertas y competitivas”. En este sentido, ha reivindicado la disciplina fiscal y una mayor unión económica y financiera, para la que ha pedido “una acción más rápida y decisiva”.

Aznar también ha dicho ante los alumnos de la Johns Hopkins University que el segundo reto esencial para el continente es el de “repensar y revisar los límites del Estado del Bienestar”. “Necesitamos buscar un balance más razonable entre derechos y responsabilidades y entre lo estatal y lo individual. Europa necesita menos intervención gubernamental y más libertad económica. Necesita más sociedad civil y más poder de elección. Necesitamos hacer de Europa una sociedad más abierta, competitiva y libre, una sociedad de individuos listos para enfrentarse a sus responsabilidades, para aprovechar las muchas oportunidades del mundo globalizado”, ha afirmado.

UNA NUEVA NARRATIVA
En el terreno político, el presidente de FAES ha subrayado que el tercer desafío es el de la búsqueda de “una nueva narrativa”. “Debemos hacer nuestras instituciones más representativas, eficientes y explicables”, ya que “la combinación de una larga crisis económica y la falta de una acción decisiva de parte de las instituciones está provocando un aumento de los movimientos populistas y nacionalistas en Europa”, ha dicho.

A su juicio, “Europa necesita redefinirse y explicarse, tiene que ser clara sobre lo que representa y hacia dónde quiere ir” ante los “elementos que están cambiando el mundo”. Asimismo, Aznar ha señalado que “Europa necesita instituciones más representativas y eficientes, más responsabilidad y menos burocracia. Necesita estados sólidos y fuertemente democráticos, comprometidos con el proyecto europeo y con los valores de las sociedades libres y abiertas”.

EUROPA EN EL MUNDO
En cuarto lugar y en materia de defensa, Aznar ha reflexionado sobre la necesidad de “una visión más sobria de las promesas, los peligros y amenazas que están emergiendo en Europa”. En este sentido, ha explicado que “es una necesidad estratégica que Europa repiense sus fuerzas militares para hacer frente a los desafíos del futuro”, ya que “los ejércitos europeos se han reducido, no solo en presupuesto y personal, sino también en capacidades operativas” y “Estados Unidos no va estar siempre que lo necesitemos ahí”.

Aznar ha puesto de manifiesto que hay dos grandes cambios que están forzando a Europa a reconsiderar su posición tradicional: “el hecho de que Estados Unidos parece estar en retirada del mundo, o al menos de algunas regiones, incluida Europa; y la falta de transiciones democráticas en Oriente Medio, que están fatalmente empantanadas en violencia, golpes militares y guerra civil, como hemos podido ver en Siria”. “A medida que evolucione la percepción sobre los riesgos y desafíos ante los que nos encontramos, el espacio público permitirá un nuevo discurso de los líderes que pueda influir positivamente en nuestros fundamentos de seguridad”, ha asegurado al respecto.

Por último, el presidente de FAES ha subrayado que el quinto gran reto europeo es estratégico: “renovar y fortalecer la alianza transatlántica con los Estados Unidos y ampliarla a los países de América Latina y África que han mostrado su compromiso con la libertad, la democracia y los valores de una sociedad abierta”. Además, Aznar ha asegurado que “las negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre Europa y Estados Unidos son decisivas”, ya que “deberían traer nueva vida a la relación atlántica y renovarían su liderazgo”. “Para Europa, el Atlántico ha sido una fuente de unidad, libertad y prosperidad. Ahora, en tiempos de crisis y de profundos cambios en todo el mundo, es también nuestra gran oportunidad”, ha afirmado.

Aznar ha concluido su intervención diciendo que estos son los cinco retos más urgentes a los que se enfrenta Europa y que “tienen un denominador común: todos ellos requieren de visión y liderazgo”.

ATLANTIC BASIN INITIATIVE
Durante su estancia en Washington, Aznar también participará en una nueva reunión de trabajo de la Atlantic Basin Initiative, un proyecto de carácter global orientado a impulsar el futuro de las relaciones entre los continentes del Atlántico y que el expresidente del Gobierno lidera. El propio Aznar la puso en marcha en el marco del Center for Transatlantic Relations de la Johns Hopkins University de Estados Unidos, de cuya School of Advanced International Studies (SAIS) es distinguished fellow, con el objetivo de estudiar todos los instrumentos de interacción políticos, económicos, sociales, culturales y tecnológicos entre los países de la cuenca atlántica en sus cuatro pilares: América del Norte y del Sur, Europa y África.

Asimismo, Aznar aprovechará su viaje a Washington para intervenir en el panel ‘Hacia una nueva alianza transatlántica’ de la XVII Conferencia Anual CAF, impulsada por el Banco de Desarrollo de América Latina, la OEA y Diálogo Interamericano.