Rajoy propone una educación basada en el respeto, el mérito y el esfuerzo para abordar los desafíos del siglo XXI

05/11/2009



EDUCACI?"N DE CALIDAD




Para lograr una educación de calidad y de excelencia, Rajoy consideró necesario empezar por los cimientos. "Hay que poner las bases para que nuestros hijos estén a la cabeza de los jóvenes del planeta en capacidades y habilidades relacionadas con la lectura, con la redacción de texto, con el dominio de otros idiomas, con las matemáticas o con la ciencia", aseguró.



Esto deberá estar acompañado, a su juicio, del respeto a la autoridad de los docentes y del fomento de valores como el trabajo, el mérito, el esfuerzo y el respeto a los demás. La propuesta de reforma educativa del PP mejorará el currículum del alumno en educación primaria, secundaria, bachillerato y formación profesional. Para ello, se reforzarán las humanidades y se incrementará el peso de las asignaturas relacionadas con el aprendizaje de la lectura y la escritura, operaciones lógicas y aritméticas, conocimientos científicos y domino del inglés. Otro de los objetivos será lograr, desde el comienzo de la formación, un sistema educativo bilingüe o trilingüe en el caso de de las comunidades con lengua propia. Para ello, impulsará un plan intensivo de formación de profesores y la incorporación de docentes extranjeros.



El presidente del PP trambién abogó por ofrecer vías formativas diversas y adaptadas a los intereses y motivaciones de los alumnos. "Nadie se debe quedar en la cuneta porque el fracaso escolar es la antesala de la marginación social. No podemos resignarnos a que cerca del treinta por ciento de nuestros alumnos abandonen las aulas porque creen que nada les ofrecen ya", aseguró. Para ello, defendió caminos eminentemente prácticos con formación en empresas y centros de trabajo. "Impulsaré un gran plan nacional con este objetivo y los alumnos con espíritu de superación y de trabajo serán premiados con becas-salario para proseguir sus procesos formativos", afirmó.



Asimismo, el presidente del PP lamentó que se haya minado la autoridad como vehículo legítimo de transmisión de valores y saber. Por ello, apostó por reforzar la capacidad de la dirección para mantener la disciplina en los centros dentro de un clima de respeto, de buena convivencia y de orden académico. "Quiero que en las aulas se viva de verdad un espíritu modélico de convivencia y tolerancia, que se aprenda a ser responsable, abierto a los demás, con capacidad de iniciativa, a ser un ciudadano pero también una persona", aseguró.



IDEAS Y CONVICCIONES



Por otra parte, Rajoy reiteró la importancia de las ideas y las convicciones y criticó que para algunos no tengan ningún interés, sobre todo, "si se piensa que la esencia de la democracia es la cintura". En este sentido, destacó que, a pesar de la "lamentablemente pintoresca" agenda del Gobierno, España continúa siendo la octava potencia económica del mundo. El Partido Popular, según señaló, ha actuado "como un dique de contención frente a la marea de despropósitos que ha sido el gobierno de Zapatero" sin desatender los problemas reales de la gente.



Por ello, el PP elaborará un programa electoral con el que los españoles podrán recuperar la normalidad perdida. "Un programa electoral potente y ambicioso en sus objetivos. Un programa capaz de convocar a esa mayoría de ciudadanos que han hecho balance de lagestión de los socialistas, que saben cuál es el estado real de nuestra nación y que no quieren ver a Zapatero cuatro años más en la Moncloa", aseguró.