SEGURIDAD NACIONAL Y PANDEMIA

03/04/2020

 

La Estrategia de Seguridad Nacional (ESN) aprobada por el Gobierno del Partido Popular en 2017 incluyó entre los desafíos las pandemias y epidemias. El documento identificaba seis alertas sanitarias globales desde la aparición del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS) –a las que ya hay que añadir el coronavirus– y añadía una acertada descripción de nuestras vulnerabilidades en este terreno.

“España, –expone la ESN– un país que recibe más de 75 millones de turistas al año, con puertos y aeropuertos que se cuentan entre los de mayor tráfico del mundo, un clima que favorece cada vez más la extensión de vectores de enfermedades, con una población envejecida y una situación geopolítica polarizada, no está exenta de amenazas y desafíos asociados a enfermedades infecciosas tanto naturales como intencionadas.”

La crisis sanitaria que atravesamos está unida a una disrupción sin precedentes de la actividad económica, a estrategias de desinformación orquestadas por actores hostiles con propósitos desestabilizadores y se sitúa en un contexto de impactos migratorios recurrentes. Los efectos devastadores del coronavirus constituyen, además, un aliciente extremadamente poderoso para que organizaciones terroristas insistan en los intentos de disponer de armas bacteriológicas. Todas estas caras de la crisis tienen que ser afrontadas. Para empezar, la actuación abnegada y eficaz de las Fuerzas Armadas en esta crisis debería ser suficiente para que se abandonaran de una vez los rancios prejuicios de algunos políticos desgraciadamente bien representados en el actual Gobierno. Hay que fortalecer las capacidades logísticas de nuestras Fuerzas Armadas y favorecer los medios necesarios para que puedan adaptarse plenamente a las amenazas, desafíos que tenemos identificados. La seguridad nacional nos atañe a todos, pero las Fuerzas Armadas están llamadas a mantenerse en la primera línea a la hora de enfrentar crisis que comprometan de manera crítica el interés general.

Más #AnotacionesFAES

LA RIQUEZA NACIONAL Y EL INTERÉS GENERAL